Correr y dolor de rodilla. ¿Qué es el síndrome de la cintilla iliotibial?

Quizás una de los propósitos de año nuevo más frecuentes sea el de “voy a salir a correr varios días a la semana un poco para empezar el año con fuerza”.

El hecho de empezar este propósito de año nuevo sin un tono físico mínimo y sin ningún tipo de preparación o progresión hace que no sea raro que, a lo largo de estos primeros meses del año, vengan por la clínica pacientes aquejados de dolores, sobre todo a nivel de las rodillas, derivados de salir a correr.

A continuación os voy a hablar de la llamada “rodilla del corredor” o lo que es lo mismo, del síndrome de la cintilla iliotibial.

¿Qué es el síndrome de la cintilla iliotibial?

Es un cuadro clínico que provoca dolor en la cara externa de la rodilla debido a una irritación por repetición de los tejidos contra el cóndilo lateral del fémur. El responsable fundamental de esta irritación es el aumento de tensión en la cintilla iliotibial.

¿Qué es la cintilla iliotibial?

Es la parte final del músculo tensor de la fascia lata, situado en el lateral del muslo, que se inserta a nivel de la tibia, concretamente en el llamado tubérculo de Gerdy.

Es un tejido muy rígido y prácticamente inextensible. Este dato ya nos informa de algo, su estiramiento, en principio, va a tener un efecto mínimo o nulo.



Incidencia

Es la mayor causa de dolor en la cara lateral de la rodilla.

Si nos centramos en el mundo de la carrera, este síndrome representa el 12% de todas las lesiones que sufren los corredores, por lo que el hecho de que también se le conozca como “la rodilla del corredor” no es una mera casualidad.



sintomatología

Algo característico del síndrome de la cintilla iliotibial es que el dolor no aparece de forma inmediata al empezar a correr. Al tratarse de una lesión irritativa por repetición, tiene que pasar un tiempo para que empiece a dar señales de vida.

Se suele notar un dolor muy leve y sordo en la cara lateral de la rodilla que, a medida que pasan los minutos corriendo, va en aumento.

Posiblemente la primera vez que se nota permita acabar la carrera pero en el momento de parar y de enfriar el dolor puede llegar a ser muy incapacitante. Gestos como subir o bajar escaleras o cuestas van a estar limitados.

Si se dejan unos días de reposo el dolor desaparecerá y aparentará que ya se ha solucionado el problema, pero no es así. Si cuando ya no hay sintomatología se vuelve a salir a correr sin haberlo tratado, lo normal es que vuelva a aparecer el dolor. De hecho, lo habitual es que cada vez tarde menos en aparecer y más en irse.



¿Pueden influír otras regiones en este síndrome?

A pesar de que la clave a tratar sea la región de la cintilla iliotibial y del tensor de la fascia lata, hay otras regiones que pueden estar influyendo directamente. Aquí incluyo:

  • Tobillo. Un déficit de flexión dorsal tiene una relación directa con padecer más lesiones a nivel de la rodilla.
  • Cadera. Pasa lo mismo que con el tobillo, un déficit en alguno de los planos de movimiento en esta articulación influye directamente en la rodilla.
  • Pelvis y región lumbar. Al fin y al cabo, toda la información que va a las piernas parte de aquí por lo que su conexión es total.


Tratamiento de fisioterapia

El tratamiento que doy a mis pacientes para solucionar este síndrome se basa en 2 pilares: el trabajo en camilla y el trabajo activo. La resolución total del caso clínico se conseguirá con la combinación de ambas partes, una no puede sustituír a la otra.

fisioterapia en camilla

El tratamiento en camilla que utilizo se va a centrar en conseguir una disminución de la tensión en todo el muslo, centrándose más el trabajo en la cara lateral, y en restituir la movilidad en las otras regiones que, como dije en el anterior apartado, pueden tener relación.

Para conseguir esto combino fundamentalmente técnicas de terapia manual, punción seca y técnicas articulatorias.

fisioterapia activa

Aquí el tratamiento se basará fundamentalmente en:

  • Ejercicios de movilidad: a nivel de la de cadera, el tobillo y la columna, en concreto en la zona lumbo-pélvica.
  • Trabajo específico de la musculatura glútea y del cuádriceps: Hay muchos estudios que afirman que el fortalecimiento específico de los glúteos reduce tensión a nivel de la cintilla, le “quita trabajo”. En cuanto al cuádriceps, se trata de uno de los músculos que mayor estabilidad va a aportarle a la rodilla por lo que su tonificación es muy importante.
  • Análisis de la técnica de carrera.
  • Readaptación a la carrera: Al tratarse de una lesión deportiva, la vuelta a la carrera debe ser progresiva y adaptada a cada persona.


Si te sientes identificado con este dolor o lo has sufrido y nunca ha terminado de irse, contacta conmigo y hazme cualquier consulta.




Pepper TM, Brismée J-M, Sizer PS Jr, Kapila J, Seeber GH, Huggins CA, et al. The immediate effects of foam rolling and stretching on iliotibial band stiffness: A randomized controlled trial. Int J Sports Phys Ther. 2021;16(3):651–61.

Seeber GH, Wilhelm MP, Sizer PS Jr, Guthikonda A, Matthijs A, Matthijs OC, et al. The tensile behaviors of the iliotibial band – a cadaveric investigation. Int J Sports Phys Ther. 2020;15(3):451–9.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s